Señoría, yo estaba en el servicio

8 de octubre de 2011

La excusa más original que he escuchado hasta la fecha para librarse de un cargo por homicidio imprudente es la de Conrad Murray, médico personal de Michael Jackson, quien ha declarado hoy ante la Corte Superior de Los Ángeles que no pudo salvar la vida de su paciente porque en ese momento estaba en el baño. Parece que justo en el instante en que el doctor se aliviaba del apretón el Rey del Pop tuvo el mal gusto de dejar de respirar. 

Para la consiguiente acusación de omisión de socorro el facultativo tuvo una ocurrencia igual de insólita. Por lo visto le fue imposible llamar a una ambulancia dado que en la inmensidad de la mansión de Michael Jackson no había teléfono alguno y él entonces estaba demasiado ocupado intentando reanimar al cantante como para utilizar su propio móvil. ¿Será que la culpa la tuvo la compañía telefónica?
Medicamentos encontrados en la casa


Noticia completa de las declaraciones del juicio en Mail Online News.

 

Licencia de Creative Commons
A intervalos por Edna López tiene licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Eres libre de compartir este trabajo. Lo que implica: • Reconocimiento de su autoría. • Uso con fines no comerciales.
©Copyright 2011. L.H. Morgan (...a intervalos...) | Política de privacidad y términos de uso | Registrado en Safe Creative