"Nota de ébano..." traducido al francés.

9 de agosto de 2013

Edna López

Traducido por Sonia Ferreira y Céline Rollero
(Université de Paris 3 – Sorbonne Nouvelle et Université de Bordeaux 3)

Responsable del proyecto: Caroline Lepage


Trente-six noires… cinquante-deux blanches… enfermées dans leur cage en sapin… sous l'impitoyable joug de quelques cordes en acier tendues. Mes doigts caressèrent l'ivoire froid, glissèrent sur l'ébène brillant, donnant forme à mon chant du cygne. Comme tant d'autres fois auparavant, le père Aurelio soupira et murmura, ému : « Extraordinaire !... Quelle beauté ! »


Entrevista con Sonia Ferreira

1) Sonia Ferreira. ¿Cuánto hace que escribes y qué te impulsó a escribir?
Edna López. Me inicié en el vicio muy joven, pero nunca pensé que alguien tuviese el menor interés en lo que yo escribía. Así que lo convertí en una debilidad clandestina durante años. Sinceramente no sé cuándo ni por qué se me ocurrió abandonar la privacidad del anonimato dándole a leer a otros mis escritos. Me gustaría poder marcar el momento como un hito, pero parece que acostumbrarse al “exhibicionismo literario” produce cierta amnesia.

2) S. F. ¿Cuáles han sido tus principales fuentes de inspiración llegado el momento de escribir – ya sean del campo literario u otros?
E.L. Tengo mis fetiches (Faulkner, Günter Grass, Walt Whitman, Henry Miller…), pero no merodean por mi escritorio. Con frecuencia encuentro más inspiración en mis referentes antropológicos que en los literarios. En un solo párrafo de “Tristes Trópicos” de Claude Lévi-Strauss hay hilo suficiente para tejer un centenar de historias.

3) S. F. Cuando escribes, ¿piensas en el «lector»?, si así fuera ¿quién, cómo, dónde está?
E.L. Mientras escribo sólo pienso en los personajes que existen en las páginas que tengo delante. Me resultaría muy incómodo hacerlo de otro modo, ya que para mí escribir es un acto privado. Cualquier injerencia externa, aunque fuese obra de mi propio pensamiento acerca de los demás, me resultaría impúdica.

4) S. F. Cuando estás falta de inspiración, ¿dónde o cómo la encuentras de nuevo?
E.L. Yo más bien peco de exceso: hago listas de ideas, construyo diferentes tramas, acumulo dos o tres proyecto en cola… Luego me doy cuenta de que la vida, es decir, la mía para ser exactos, es imposible que dé para tanto. Para ordenar las prioridades siempre salgo a correr y en unos ocho kilómetros ya sé exactamente cuál es el nudo que tengo que desenredar en la madeja.

5) S. F. ¿Nos puedes hablar un poco del cuento traducido aquí?
E.L.“Nota de ébano sobre un mar de marfil” es un relato con tintes antropológicos que versa sobre las fronteras infranqueables entre el mundo de los de arriba y el de los de abajo. En el lugar de los favorecidos el protagonista sería un niño con un talento extraordinario para el piano. Pero, como viene del sitio equivocado y por el camino incorrecto, es un “otro subalterno”, alguien que no tiene más identidad que la pobreza. No tiene derecho a las mismas oportunidades, ni puede esperar de los demás algo de empatía. Quise introducir una nota de esperanza salvando su condición de anomalía gracias a la armonía de la música, pero en la vida real las otredades suelen ser amenazantes y hasta malignas. Y mientras exhibimos la intolerancia del despotismo, considerando que somos mejores que los otros, la mente más brillante del siglo XXI podría estar en estos momentos pastoreando cabras a través del Kalahari.

6) S. F. ¿Qué opinión te merecen las nuevas tecnologías en lo que a literario se refiere?
E.L. Como lectora considero que las nuevas tecnologías en materia literaria suponen un inmenso avance. Yo misma soy usuaria de un lector electrónico desde hace años y no le encuentro más que ventajas. Es evidente que el sector se preocupa por los efectos sobre los beneficios, pero en mi opinión hay espacio para todos los diversos formatos que existen (y para los que están por llegar).

7) S. F. ¿Si estuvieras en el lugar de Rilke, qué consejos le darías a un «joven poeta / escritor»?
E.L. , No creo que sea muy buena dando consejos porque es algo que no practico en absoluto. Pero si algo puedo aportar de mi experiencia es que, como dijo Virginia Wolf, es necesaria una “habitación propia”, una deliciosa contradicción: un espacio privado en el que articular el relato para luego entregárselo al público. Y aquí, por alusiones a Rilke y porque él lo explica mejor que yo, es obligada la cita del antropólogo Víctor Turner: “Hay un misterio en la distancia mutua, lo que el poeta Rilke llamó «la circunspección del gesto humano», que es tan importante desde el punto de vista del hombre como el misterio de la intimidad”.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

 

Licencia de Creative Commons
A intervalos por Edna López tiene licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Eres libre de compartir este trabajo. Lo que implica: • Reconocimiento de su autoría. • Uso con fines no comerciales.
©Copyright 2011. L.H. Morgan (...a intervalos...) | Política de privacidad y términos de uso | Registrado en Safe Creative