Lolita (Vladimir Nabokov)

18 de noviembre de 2011

"Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Mi pecado, mi alma. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un trayecto en tres etapas a través del paladar e impacta, en la tercera, contra los dientes. Lo. Li. Ta.
Era Lo, Lo a secas, de mañana, con su metro cincuenta y una sola media. Era Lola en pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores sobre la línea punteada. Pero en mis brazos, era siempre Lolita."
(así comienza "Lolita", 1955, Vladimir Nabokov)



Esta novela puede enorgullecerse de contar con uno de los comienzos más hermosos y evocadores de la literatura del pasado siglo, lo cual lleva a cierta confusión si se espera encontrar más de lo mismo en las páginas siguientes. La mordacidad posterior nos toma por sorpresa, quizá en un estudiado esfuerzo de quebrar el dramático contenido de la trama. Es este giro estilístico el que hace que esta obra no sea apta para todos los públicos, ya que ante esta moderna tragicomedia el lector no podrá evitar sentirse presa de sentimientos extremos, ya sean de repulsión o de entusiasmo.

SINOPSIS:  ¡Cuidado con el Spoiler!
El protagonista de la novela, un profesor en la cuarentena llamado Humbert Humbert, nos presenta a una Lolita de doce años que, sin embargo, no es una niña como las otras, sino una nínfula, como él las llama, niñas de entre 9 y 14 años que tienen un fondo perverso y provocador dirigido a hombres adultos como él que no pueden resistirse a su pernicioso poder. (SPOILER...Lolita es la hija de su casera, Charlotte Haze, con la que él decide casarse para poder acceder a la niña. Sus planes de asesinar a su esposa quedan finalmente truncados cuando ésta descubre su obsesión por Lolita y al salir enfurecida y precitadamente de la casa muere atropellada. Entonces Humbert y la niña se quedan solos, recorriendo EE.UU. de motel en motel, en uno de los cuales el narrador consuma su pasión por la nínfula. Aparentemente consentida, esta relación entre incestuosa y pederasta continúa por un tiempo hasta que Lolita desaparece en cumplimiento del cada vez más compulsivo temor celoso de Humbert. Sólo volverá a encontrarla mucho tiempo después cuando ella embarazada le escribe para pedirle dinero con el fin de irse con su esposo a Alaska. Humbert acude solícito en busca del amor de su vida y le ofrece que vuelva con él. En su rechazo él aprecia por primera vez de qué cruel modo le ha arrebatado la infancia. Lo único que consigue de Lolita es que le revele el nombre de aquél con el que se escapó de sus brazos. Con esta información, en un episodio de lo más surrealista, Humbert acude a buscar al antiguo amante de Lolita y le mata....SPOILER)


ESTILO: Aunque la novela fu publicada por una editorial pornográfica (París, 1955), el relato es más bien sutilmente sugerente en las partes eróticas. El narrador mantiene en este y otros aspectos una elegante distancia, que sólo se acorta a medida que su frustrado amor por Lolita le lleva a emborronar la realidad paulatinamente con sus celos. Aparte de eso, lo más llamativo de Humbert son sus continuos juegos de palabras y sus interminables citas en francés. No obstante, la complejidad de la novela se centra en su personaje principal: Lolita. Los demás aparecen y desaparecen de escena superficialmente, como meras interrupciones molestas. Incluso el propio narrador se limita a relatar su vida a grosso modo antes de conocer a Lolita, como si su existencia quedase supeditada a la de la niña.

CINE: Después de superar las muchas trabas de la censura, la novela fue llevada al cine en dos ocasiones. En la primera versión de 1962, con guión del propio Nabokov, dirigida por Stanley Kubric y protagonizada por Sue Lyon y James Mason, se dijo para evitar problemas que Lolita tenía 14 años y no 12 como en el libro (la actriz que la interpretaba tenía 16). En 1997 se hizo una nueva versión dirigida por Adrian Lyne, protagonizada por Jeremy Irons y Dominique Swain.


LO MEJOR Y LO PEOR: La historia que narra la novela es su mayor acierto, ya que realmente su trasfondo es tan sugerente e impactante que hubiera soportado cualquier pluma. Esto es lo menos crítico que puedo decir de “Lolita”, teniendo en cuenta el rencor que le guardo a su autor. Y es que en una entrevista concedida en mayo de 1975 a Bernard Pivot en el programa de televisión “Apostrophes”, Nabokov calificó a William Faulkner de “folklore artificial”. No creo que pueda perdonárselo nunca.
__________________________________________________________
Este blog no contiene enlaces de descarga (download) de mediafire, rapidshare, fileserve, 4shared, megashare, freakshare, torrent ni de ninguna otra compañía de descargas gratuitas que vulnere derechos de autor. Tampoco se aceptan peticiones de envío de libros ebook en ningún formato ePub, mobi, PDF, fb2, doc o Kindle.
 

Licencia de Creative Commons
A intervalos por Edna López tiene licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Eres libre de compartir este trabajo. Lo que implica: • Reconocimiento de su autoría. • Uso con fines no comerciales.
©Copyright 2011. L.H. Morgan (...a intervalos...) | Política de privacidad y términos de uso | Registrado en Safe Creative