Melancolía (2011)

19 de diciembre de 2011

Con una sinceridad poética, “Melancolía” expone los rituales vacíos a los que llamamos “realidad” y nos enfrenta a las eternas cuestiones de nuestra extinción y de si estamos solos en el universo.

Título original: "Melancholia".
Género: Drama. Ciencia-Ficción.
Duración: 138 minutos.
Estreno en España: 4 de noviembre de 2011.
Director: Lars Von Trier
Guión: Lars Von Trier
Actores: Kirsten Dunst, Charlotte Gainsbourg, Kiefer Sutherland, Alexander Skarsgård.
Puntuación: 7.5/10 en IMDB.

Íntima, visualmente mágica y sutilmente asombrosa, esta danza de la muerte tiñe la realidad de una fantasía nítida. Von Trier nos deja un extenso margen para leer entre líneas, una libertad que magnifica la belleza hipnótica de las imágenes de la película. El espléndido guión hace un demoledor análisis social y se introduce paulatinamente en los ocultos laberintos de la psique de los personajes. La fotografía dota a sus escenas de un halo pictórico atemporal y viene idealmente acompañada por una banda sonora emotivamente poderosa que sobrecoge.



Dividida en dos partes que asumen el punto de vista de sus dos protagonistas, las hermanas Justine (Kirsten Dunst) y Claire (Charlotte Gainsbourg), la película poco a poco nos sumerge sin dramas forzados ni artificiales heroísmos en la angustia de encarar el fin del mundo a causa del planeta “Melancolía” que se dirige contra La Tierra. Esta circunstancia aparentemente imposible va tomando gradualmente cuerpo mientras la vida cotidiana de los personajes se desenvuelve según sus cauces habituales. Precisamente esta es la razón de que la cinta comience con la boda de Justine y Michael (Alexander Skarsgård). Ante el inminente final, cada uno de los personajes se dejará llevar por sus instintos que les impulsarán hacia un deseo incontenible, un cientificismo meticuloso o un terror desesperado.

Especial mención merece la extraordinaria actuación de Kirsten Dunst que da forma a un personaje que evoluciona minuto a minuto en la historia. Justine, comienza siendo una novia enamorada que disfruta de su boda de cuento de hadas para pasar en cuestión de horas a un estado de incomprensible abatimiento. Y es que la joven está seducida por una fuerza más poderosa que ella misma y desde el principio ya se ha rendido a su poderoso influjo. Con apenas fuerzas para andar, Justine se deja embelesar por ese perturbador amante que la invoca desde el cielo en una suerte de apasionado romance.


Sus detractores posiblemente sospechen que esta película se parece demasiado a la vida, con todas sus pausas y sus múltiples realidades que chocan unas contra otras por efecto de nuestras dispares percepciones. Comienza con una boda, un acontecimiento social que representa la cultura humana de nuestro tiempo, y en la que los asistentes, organizadores y protagonistas asumen unos roles tan arraigados en nuestra sociedad que no resulta difícil reconocer en ellos a personas que nos son cercanas o incluso a nosotros mismos. Von Trier escoge a apenas un puñado de personajes para hacernos ver que cuando el mundo está al borde de su extinción todavía persisten unos cauces culturales que guían nuestra conducta y de los que no podemos escapar más que en el instante final en el que se nos permite ser finalmente libres.
 

Licencia de Creative Commons
A intervalos por Edna López tiene licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Eres libre de compartir este trabajo. Lo que implica: • Reconocimiento de su autoría. • Uso con fines no comerciales.
©Copyright 2011. L.H. Morgan (...a intervalos...) | Política de privacidad y términos de uso | Registrado en Safe Creative