La primavera de Botticelli.
Es posible que no se les haya aparecido hoy una Venus rubia ataviada con sugerentes velos, ni las voluptuosas Tres Gracias haciendo un corro, o Mercurio con sus sandalias aladas, o la radiante Flora coronada de guirnaldas, ni la ninfa Cloris perseguida por Céfiro, el dios del viento, y mucho menos un Cupido regordete con los ojos vendados y peligrosamente armado con arco y flechas. Sí, puede ser que hayan faltado a su cita. Pero, no se descuiden porque el peligro acecha ya que hoy comienza la primavera.
Esta tabla de imponentes dimensiones (203 cm × 314 cm), obra del maestro Sandro Botticelli, puede contemplarse en la Galería Uffizi en Florencia. Exponente clásico del Renacimiento italiano, “La Primavera” conserva intacto su profuso esplendor, tal vez, porque narra sucesos imperecederos y universales que se alejan de la línea del tiempo. Aunque la interpretación de la obra es controvertida, se suele considerar una representación de un rito pagano de celebración de la primavera.

Detalle de Flora

Edna López es escritora, abogada y antropóloga social y cultural. Con su primera novela, En busca del tesoro de Kola, obtuvo el XIX Premio EDEBÉ. También ha recibido el Premio Especial de Integración de la Ciudad de Tudela, el XXIV Premio UNED de Narración Breve, el Premio Luis Adaro convocado por la AEN y ha publicado en la revista Rio Grande Review del Departamento de Creación Literaria de la Universidad de Texas.