El germen de una novela, Paul Auster
Un año después de la ruptura de mi primer matrimonio, me mudé a un apartamento en Brooklyn. Fue a comienzos de 1980 y yo estaba trabajando en El libro de la memoria (...).
Un día, un par de meses después de mudarme, sonó el teléfono y del otro lado de la línea alguien me preguntó si hablaba con la agencia Pinkerton. Le dije que no, que se había equivocado y colgué el auricular.
Seguramente habría olvidado ese incidente, de no ser porque al día siguiente llamó otra persona y me hizo la misma pregunta: «¿Hablo con la agencia Pinkerton?». Otra vez dije que no, le expliqué que se había equivocado de número y colgué.
Pero un instante después comencé a preguntarme qué habría ocurrido si hubiera dicho que sí. ¿Habría podido hacerme pasar por agente de la Pinkerton? Y en caso afirmativo, ¿hasta donde habría podido llevar el engaño? La idea del libro surgió de esas llamadas telefónicas, pero pasó más de un año hasta que empecé a escribirlo.

Edna López es escritora, abogada y antropóloga social y cultural. Con su primera novela, En busca del tesoro de Kola, obtuvo el XIX Premio EDEBÉ. También ha recibido el Premio Especial de Integración de la Ciudad de Tudela, el XXIV Premio UNED de Narración Breve, el Premio Luis Adaro convocado por la AEN y ha publicado en la revista Rio Grande Review del Departamento de Creación Literaria de la Universidad de Texas.