El secreto de Frida Kahlo
Frida sosteniendo una figura Olmeca en "La Casa Azul", 1939. Foto de Nickolas Muray.
Cuando Frida Kahlo murió, poco después de su 47 cumpleaños, su esposo, el famoso artista Diego Rivera, comenzó a colocar sus pertenencias personales en un cuarto de baño de su casa de Ciudad de México. 
A la muerte de Rivera en 1957, su casa, también conocida como "La Casa Azul", se convirtió en el Museo Frida Kahlo. Sin embargo, poco antes de que Rivera muriese, dio instrucciones a una amiga íntima, Dolores Olmedo, de que la habitación con el guardarropa de Frida permaneciese cerrada durante los siguientes 15 años. Olmedo tomó la petición de Rivera tan en serio que decidió mantener la habitación cerrada a cal y canto hasta su propia muerte en 2002.


El pasado noviembre, en colaboración con Vogue México, el museo abrió sus puertas con la primera exposición de las prendas personales de Frida Kahlo. La exposición se centra en las formas en que Kahlo usó su estilo icónico, a menudo compuesto de prendas tradicionales de tehuana, para proyectar sus convicciones feministas y socialistas, a la vez que enmascarar sus lesiones.

"La dos Fridas", 1939
El traje de Tehuana tiene dos piezas: el huipil y la falda en la parte inferior, ambas profusamente bordadas, genralmente con motivos florales. Este símbolo de México es originario del Istmo de Tehuantepec, que se ubica en los estados de Oaxaca y Chiapas.



Nueva York, 1946

Edna López es escritora, abogada y antropóloga social y cultural. Con su primera novela, En busca del tesoro de Kola, obtuvo el XIX Premio EDEBÉ. También ha recibido el Premio Especial de Integración de la Ciudad de Tudela, el XXIV Premio UNED de Narración Breve, el Premio Luis Adaro convocado por la AEN y ha publicado en la revista Rio Grande Review del Departamento de Creación Literaria de la Universidad de Texas.